La radio emite alertas de tsunami en Japón o Chile, mensajes sobre cómo evitar la transmisión del virus del ébola en Liberia o el contagio del zika en Brasil. Este medio de comunicación (accesible, disponible, con coberturas y reportajes en vivo y capacidad de involucrar a la audiencia) desempeña un papel clave en la prevención y la mitigación de desastres y en la reducción de sus consecuencias sobre la población.

En las ruinas y ante una emergencia, la radio suele ser el primer medio de supervivencia. Su permanencia constituye una ventaja incomparable, ya que a menudo le permite resistir las crisis mejor y con más rapidez que otros medios de comunicación y transmitir mensajes de protección y prevención a una audiencia numerosa, salvando así vidas”,

La Radio, un medio que llega al 95% de la población mundial promoviendo la libertad de expresión, la información y el entretenimiento. Así pues, UNESCO lucha por que se concretan acciones conjuntas dirigidas a favorecer la libertad de expresión, la seguridad de los periodistas, la igualdad de género en los medios de comunicación

Fomentar las libertades fundamentales y promover el acceso público a la información son cuestiones esenciales para impulsar la buena gobernanza y el estado de derecho y para profundizar en la inclusión y el diálogo. Al hacer frente a nuevos retos, al responder al cambio climático, al luchar contra la discriminación, la radio proporciona un medio accesible en tiempo real para superar las divisiones y fortalecer el diálogo.

La radio tiene el poder sacarnos de nuestra burbuja mediática de gente que piensa lo mismo y nos recuerda una vez más la importancia de escuchar a los otros, a quienes tienen puntos de vista diferentes a los nuestros.

El buen funcionamiento de la radio y de los medios de comunicación que ofrecen la información a través de esta vía. En España, tal y como dice el artículo número 1 de la constitución, propugna valores superiores de su ordenamiento jurídico; la libertad, la justicia y la igualdad. Estos valores deben exigirse también a las normas que regulan los medios de comunicación social. En la medida en que estas normas tengan por finalidad asegurar la formación plural de la opinión pública libre, pueden estudiarse como garantías de la libertad de prensa, entendida como el ejercicio de la libertad de expresión a través de los medios.

En la ausencia de disposiciones sobre el pluralismo de medios en el artículo 20 de la Constitución, el apartado 3 del mismo garantiza mediante un mandato al legislador el pluralismo en el interior de los medios de comunicación de titularidad pública. Ello permite vincular directamente las normas que garantizan el pluralismo en el interior de los medios públicos con la libertad de expresión protegida en este mismo artículo.